Los Pomanders de Aura-Soma® y la vuelta al cole: cómo pueden ayudar a nuestros hijos para hacer que esta transición sea más fácil.

Algunos niños están deseando que empiece el cole, a otros en cambio no les apetece nada tener que volver. Sea cual sea el caso, siempre es un cambio importante de hábitos el que se realiza de las vacaciones a reencontrarse ( o encontrarse por primera vez) con un montón de niños. Seguro que encuentras un pomander de Aura-soma que se ajusta a las necesidades de tu [email protected] y que le ayuda a que este cambio sea un poco mas fácil...

La ventaja de los Pomanders es que su efecto dura varias horas, por lo que se lo puedes poner antes de entrar al cole y repetir al salir. Con esto en pocos días notareis como todo se normaliza.

El objetivo de los Pomanders es el de limpiar, purificar y nutrir el aura, a la vez que refuerzan el campo bioelectromagnético que tenemos alrededor del cuerpo físico. A

demás, según su color, tienen unas características determinadas. Vamos a verlos uno por uno para saber en qué nos pueden ayudar:

El Rojo Profundo, una protección extra para los más sensibles, que al verse rodeados de muchísima gente pueden ser vulnerables a captar las emociones y sentimientos de los demás.

El  Rojo sirve enraizar a los que siempre están “volando”, les ayuda a centrarse y focalizarse. Nos conecta con el entusiasmo, la pasión y la energia.

El Rosa sería ideal para el primer día, trae amor incondicional y armoniza las energías de grupo. Es el color más anti agresivo que existe, por lo que hace que desprendamos una halo de amabilidad y de ser amigable. ¡Es un comodín que siempre llevo encima! Para los más pequeños les acerca la energía de la madre.

El Coral para cuando uno no se siente querido en el grupo, se siente rechazado o es herido muy fácilmente. Para amores no correspondidos ( o amistades). Ayuda a quererse uno mismo y así no necesitar la aprobación de los demás. Lleva la energía de la cooperación en lugar de competencia, algo muy necesario en estos tiempos.

El Naranja si aparecen traumas de cualquier tipo, desde peleas con amigos o algún suspenso que cae “inesperado”. También para las relaciones muy dependientes que pueden llegar a ser "peligrosas" ( sobretodo desde el punto de vista de los padres. En este caso usarlo ambos). Ayuda a dejar ir los apegos, a vivir con plenitud y a sanar la línea del tiempo.

El Oro ayuda a asimilar. En la vida asimilamos muchas cosas, desde la comida y el prana, hasta las circunstancias de la vida diaria; y por supuesto la información (en cuanto al cole se refiere). Todo ello se realiza en el tercer chakra. Podemos establecer una sinergia muy interesante usando el Pomander Oro junto con el Amarillo para épocas de exámenes. A la hora de estudiar, el Amarillo nos aporta claridad mental  y ayuda a entender los conceptos. Y después de haber estudiado, el Oro ayuda a asimilar lo aprendido.

Además el Oro es muy bueno para saber discriminar lo que nos viene del exterior. Para que puedan basarse en su guía interior y en su propia sabiduría, más que dejarse llevar por algún compañero o por el grupo.

El Amarillo, genial para disipar los miedos y los nervios de los primeros días ( con qué grupo me tocará... que tendré que hacer nuevo este año...)

El Oliva, para defender nuestra verdad en lugar de comportarse como otros esperan que lo hagamos. Nos aporta esperanza.

El Verde es fantástico para ayudar a poner límites y darnos nuestro espacio, sin dejarnos invadir. También para tomar buenas decisiones y centrarnos en nuestro propio camino, estando más centrados y en armonía interior, lo que aleja las envidias y los celos, tanto de nosotros hacia los demás, como de los demás hacia nosotros.

El Turquesa aporta creatividad, para proyectos, trabajos,… y muuuuucha energía de juego!!. Y muy importante, ayuda a expresarnos delante del público (¿recuerdas los nervios que pasabas cuando tenías que hablar delante de tus compañeros?)

El Azul, ideal para los más rebeldes, los que tiene problemas con la autoridad de profesores y/o padres. Aporta paz, paz, paz…. Calma muchísimo. También tiene que ver con la fe y la confianza, crea un espacio de protección parecido al que nos envuelve antes de nacer, que se relaciona con la fuerza vital que todos tenemos.

El Azul Real es para los más tímidos, aquellos a los que les cuesta relacionarse, lo que muchas veces puede ser debido a una falta de comunicación. Para personas muy muy sensibles, que enseguida se sienten abrumadas por el exceso de estímulos.

El Violeta para los que quieren ser invisibles y pasar desapercibidos, muchas veces porque se sienten separados del grupo. Es excelente para calmar la mente cuando hay un exceso de energía en la zona de la cabeza (normalmente hablaríamos de niños más mayores). ¡Genial en adolescencia! Cuando lo que te dicen tus padres y profes es lo peor y lo que mola son tus amigos, y hay necesidad de romper con todo para volver a construir. Es una época de grandes cambios y mucha incomprensión. Por eso muchos suelen vestirse de violeta. Es como una muerte para un nuevo nacimiento. El Pomander Violeta también nos habla de transición y transformación.

Y el ¡Magenta Profundo! El Magenta Profundo sinceramente se lo daría a los profes, que acaban agotados de tanto cuidar a los demás. Un poco de regeneración y recarga energética. Al magenta lo llamamos “el cuidador del que cuida”, y si lo has probado sabes a qué me refiero. Por supuesto para madres y padres dedicados (que lo somos todos), es un básico diario!! ¿Has notado que cuando estás más descansado tienes más paciencia?

Evidentemente todo lo mencionado también aplica a los adultos y a cualquier etapa de la vida o circunstancia, pero me ha parecido interesante enfocarlo a los más pequeños, ya que a veces no saben expresar lo que les pasa y así les ayudamos a que puedan integrarse mas fácilmente en la escuela. Mi niña empieza el cole este año, así que yo voy a usarlos. Y tú, ¿los usarás también?

Los Pomanders de Aura-Soma y la vuelta al cole

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *